La lavandería del Papa Francisco, es como lo llaman.

Desde este lunes las personas con escasos recursos de Roma podrán lavar y planchar su ropa totalmente gratis gracias a una iniciativa del Vaticano y la Comunidad de Sant’Egidio. «La lavandería del Papa Francisco«, como se ha bautizado este nuevo servicio, se encuentra en un antiguo edificio del centro de Roma y será gestionada por la Comunidad de Sant’Egidio.

lavandería

«Se trata de un servicio ofrecido gratuitamente a las personas más pobres, en especial a aquellas sin hogar que podrán así lavar, secar y planchar sus propias ropas y mantas«, explicó la Limosnería Pontificia. Monseñor Konrad Krajewski ha asegurado que esta iniciativa pretende «dar una forma concreta a la caridad a la vez que inteligencia a las obras de misericordia para devolver la dignidad a tantas personas».

La lavandería se encuentra en el interior del centro «Gentes de Paz» de la Comunidad de Sant’Egidio, en el antiguo complejo hospitalario de San Gallicano, en el barrio romano de Trastevere. Los encargados de llevar a cabo el servicio serán voluntarios de la asociación. Uno de ellos es Carlo Santoro que, en declaraciones a Radio Vaticana, ha explicado que hasta 400 personas podrán disfrutar de este servicio. «Nosotros ya tenemos una pequeña lavandería pero gracias a este esfuerzo del Papa y de la Limosnería esta estructura será multiplicada por dos.

Es un paso más hacia los pobres y sobre todo hacia las personas que viven en la calle», ha dicho Santoro. «En Roma no existen baños públicos y si eres pobre ningún bar te deja entrar. A menudo las cosas más banales para los pobres resultan dificilísimas».

Esta iniciativa se une a otras gestionadas por la asociación, como las de acogida y asistencia a las personas más desfavorecidas. Además en los próximos meses se pondrán en marcha nuevos servicios como la distribución de víveres de primera necesidad, una peluquería, un guardarropa o ambulatorios médicos.

En los locales dispuestos para acoger la lavandería se encuentran seis lavadoras y seis secadoras además de varias planchas. Todos estos elementos donados por Whirlpool. El proyecto cuenta con la colaboración de la multinacional Procter & Gamble, que se encargará de procurar gratuitamente los detergentes necesarios.

La colaboración con el Vaticano forma parte de «nuestro modelo de responsabilidad social. El cual además de garantizar servicios y soluciones en el ámbito doméstico para apoyar a familias y personas desfavorecidas. Se concentra en iniciativas unidas también al mundo de la alimentación como la promoción de un consumo responsable a través de proyectos educativos en colaboración con las escuelas para la lucha contra el despilfarro. Un tema sobre el que el Papa Francisco es muy sensible», ha dicho Karim Bruneo, responsable de programas e iniciativas sociales del grupo Whirpool.

Fuente: El Mundo

Comentarios

comentarios