Tus alfombras te lo agradecerán

Una alfombra puede ser el punto focal de tu espacio. Por eso, hay que mantenerla en las mejores condiciones. No solo se trata de dar una buena impresión, sino de alargar su tiempo de vida para que la inversión que hiciste en ella valga la pena.

Para que tu alfombra luzca lo mejor posible, te damos siete consejos a tener en cuenta:

1. Aspirarla seguido

Aspirar la alfombra es la manera más sencilla de mantenerla en óptimas condiciones y evitar que la suciedad se acumule. Además, recuerda que también debes pasar la aspiradora por la parte que está en contacto con el piso cada dos meses.

2. Alejarla del sol

A diferencia de las alfombras de exterior, las de interior no están preparadas para ser expuestas directamente al sol. El problema mayor es la desaparición de los colores de la superficie, incluso puede llegar a ponerse más delgada en el área expuesta.

3. Recordar rotarla

Cambiar la posición de la alfombra hace que el desgaste sea similar en toda la superficie, pues cabe la posibilidad de que un lado sea más transitado que el otro. Lo ideal es que el giro se realice una vez al año, dependiendo de qué tan frecuentado es el espacio donde se encuentra.

4. No dejar que los muebles se asienten

Al igual que el tránsito de personas, los muebles también causan daño a las alfombras dejando marcas permanentes en ellas. Para evitarlo puedes cambiar los muebles de lugar o levantarlos al momento de limpiar para darle un respiro.

5. Usar una almohadilla

Colocarla debajo de la alfombra no solo te protegerá a ti de resbalarte accidentalmente, también la protegerá del desgaste y creará un espacio entre ella y el piso permitiendo que se ventile. Es una pieza útil que aumentará su vida útil y protegerá tu inversión.

6. Limpiar las manchas lo más pronto posible

Si dejas que pase el tiempo antes de limpiar una mancha en la alfombra, lo más probable es que esta quede permanentemente en ella y retirarla sea más costoso. Apenas notes una mancha, retírala para evitar consecuencias peores.

7. Hacerle una limpieza profunda

Aspirar no es suficiente. Cada uno o dos años es necesario que la alfombra sea sometida a una limpieza profunda hecha por u profesional para eliminar toda la suciedad y microorganismos que puedan permanecer en ella. Lucirá mejor y durará más tiempo

Fuente: Casa y Más

Comentarios

comentarios