Cómo usar las redes sociales para hacer crecer tu negocio

Si ya tienes tu negocio en internet, ya usas tu dominio, ya pusiste a andar tus redes sociales y ya sabes qué herramientas usar para impulsarlo, es hora de tomar control de todo y comenzar a pensar estratégicamente. La tecnología, por sí misma, no va a hacer que hagas más ventas. Lo que de verdad ayuda es usarla bien, y para eso, es importante que tengas claro qué quieres obtener y cómo puedes conseguirlo con las herramientas digitales que tienes a la mano.

Según Carolina Echeverri, consultora en marketing digital y redes sociales, “los objetivos de una estrategia se definen con base en dos factores: las necesidades de la marca y las necesidades del usuario con relación a la marca”. Una empresa que apenas está naciendo, o que apenas está ingresando al mercado, no necesita lo mismo que otra que ya sea veterana.

Y para esto no solo hay que tener en cuenta las necesidades de la empresa. Los usuarios de internet ya no son los consumidores pasivos de otras épocas; y ahora su voz debe ser ser escuchada. Ellos son los que decidirán si tu producto y tu marca les gusta o no, así que debes tenerlos en cuenta antes de comenzar a planear tu estrategia.

Solo en ese momento, cuando ya se sepa qué necesita la empresa y qué esperan los usuarios de ella, es que se deben determinar los objetivos de la estrategia. Y para eso, según Echeverri, debes tener claro, en primer lugar, “quién es mi público objetivo”, y en segundo lugar “qué quiero lograr en mis canales digitales, qué quiero comunicar, en dónde y con qué frecuencia debo hacerlo”.

También es importante que tomes decisiones sobre asuntos logísticos: “si tengo contenido propio para entregar o debo curar [agregar y compartir contenido de otros], si tengo quién me ayude a responder de manera interna o debo contratar a alguien más afuera, o si cuento con las herramientas adecuadas para medir mi impacto o si debo buscarlas en el mercado”.

Las Tácticas

Las tácticas concretas que debes usar dependerán de quiénes sean tus usuarios y cuáles sean tus objetivos. Pero para definirlas, vale la pena que tengas en cuenta algunas recomendaciones generales: “es importante entender que el ‘segmento’ no es necesariamente el demográfico. También se puede delimitar a la audiencia por sus patrones de consumo, su comportamiento o sus intereses”, dice Echeverri.

redes sociales

Ya con esa información, es buena idea comenzar a hacer lo que se llama ‘arquetipación’ de audiencias: entender cuáles son los patrones de consumo de las personas a quienes va a ir orientado tu mensaje: “qué piensa el usuario, qué siente, qué le gusta, con qué se relaciona, con qué se le mueve más la emotividad”.

Si vas a hacer mercadeo en redes sociales, es crucial saber quién está del otro lado: “no estudiar al usuario antes de establecer una estrategia es, para mí, el error más grande que una marca puede cometer. Es mejor unir las necesidades de las dos partes para hacer cosas que el usuario de verdad necesite a seguir creyendo que yo como marca puedo crear la necesidad y el hábito de consumo”, asegura Echeverri.

También es buena idea echar un vistazo a qué está haciendo la competencia y las marcas que son referencia para tu industria, e intentar aprovechar sus debilidades y tus fortalezas en el contenido que publiques.

Por supuesto, es necesario evitar errores comunes: siempre hay que responderles bien a los clientes y no solo salir a interactuar en los momentos de crisis, y hay que usar el lenguaje de forma adecuada.

¿Y qué decir sobre los influenciadores? La técnica de pagarles a usuarios que tienen mucha audiencia para que promocionen tu producto, según Echeverri, ya no funciona como antes. “Los verdaderos influenciadores de una marca son los mismos usuarios. Las marcas deberían aprovechar a los que más compran y a los que más interactúan con ellas para motivarlos a que se vuelvan influenciadores. Los modelos, las actrices, los bloggers y los tuiteros famosos ya van en declive”.

Combinar estrategias

Las redes sociales, como ya les hemos dicho antes, son solo una parte de la estrategia digital de un negocio. Tener un buena dirección web y un buen sitio, con un SEO bien logrado –algo en lo que tener un dominio .com.co puede ser de mucha ayuda– es la base de todo. Ese, dice Echeverri, es “el canal principal, desde el que sale la mayor cantidad de contenidos que se hará visible en las redes sociales”.

La creación de contenido puede ser importante en algunas estrategias. Como ya les hemos contado, tener un blog no solo funciona para mejorar la ubicación en buscadores, sino también para construir una audiencia en torno a tus productos. Si decides hacerlo, la recomendación de la experta es, “sí o sí, enlazar contenidos de terceros. Esto ayudará a traer más tráfico, o a que esos terceros en algún momento te presten atención para que también te compartan en sus canales”.

La pauta, además, “es importante, porque permite que una empresa llegue a otros públicos”. Puedes seguir nuestros consejos sobre cómo hacer buena pauta en buscadores para llegar a una mayor audiencia; y en redes sociales, es bastante sencillo pagar para ‘apuntarle’ un mensaje a un público bien segmentado, con intereses y hábitos específicos.

 

Finalmente, nunca está de más usar una técnica antigua, pero que últimamente está teniendo un resurgimiento: el ‘email marketing’. “el mail te ayuda a traer más tráfico a todos los canales. Y con todas las herramientas de análisis que hay, ahora es posible conocer datos que antes no se podían saber, como aperturas, rebotes, clics, registros, etc”, dice Echeverri.

Si sigues estos consejos, eres juicioso con tu estrategia y mantienes una buena presencia de marca en internet, que comienza con tu dominio .com.co, un sitio agradable y fácil de navegar, un contenido atractivo y unas redes sociales que les den valor a tus usuarios, podrás ver cómo despega tu negocio en internet, atrae cada vez más clientes y te permite cumplir tus metas.

Fuente:  Enter.co

Comentarios

comentarios